Chloé Sucrée

BeingBiotiful

Chloé siempre tuvo problemas de salud de joven, problemas intestinales, digestivos, barriga hinchada, poca energía, malestar… y empezó el blog para compartir lo que a ella le había ayudado. Sin expectativas, pero se generó una comunidad.

Anna – ¿Ahora están trabajando juntos?(respecto de Chloé y su pareja Luis)

Chloé – Desde que empezó Biotiful Plan es el cuarto año trabajando juntos.

Anna – ¡Y claro!, vivir todo juntos.

Chloé- ¡Si Claro!, es un cambio. Es trabajar, vivir, en lo mismo y desde casa. Se intensifica todo.

Anna – ¿ha habido una adaptación, un aprendizaje?

Chloé – Si. primero entre que Luis estaba mucho tiempo fuera. Yo aquí (en Barcelona), luego el dejo su trabajo, nos juntamos. Fue como volver a juntar dos realidades muy diferentes: Yo con los niños en Barcelona, el de piloto o sea que ha sido como reencontrarnos, y luego trabajar juntos. Al principio era muy difícil mas allá de la incertidumbre de que iba a pasar, si iba a ir bien. Luego al repartir tareas, porque al final pues cada uno tiene su cosa y al principio no sabíamos, hacíamos de todo y es verdad que repartiendo tareas, cada uno sabe lo que tiene que hacer, uno no pisa a el otro aunque luego hagamos un poco todo. Esto ha ayudado, pero si es difícil, pues se mezcla lo personal, como lo has dicho, el tono de voz, o le pillas en un día malo y se cruza todo y se mezcla, te vas a dormir y sigues pensando de la newsletter o de la campaña.

Anna – Vamos un poco para atrás. ¿Tu cuando empezaste con Being Biotiful?, ¿empezó como un blog, como un hobby?

Chloé – Comenzó en Madrid el 2012, que empecé a dar cursos de cocina para niños, de repostería en una panadería que se llamaba Harina. Yo trabajaba en un Concept Store que se llamaba Federica & Co, que le ayudaba con los cursos de cocina yo hacia la repostería y en mis ratos libres daba cursos de cocina a niños en plan repostería sana y lo llamaba Made by Chloé y entonces empezó así, ahí hice el blog.

Para contextualizar, he crecido toda la vida con problemas de salud, con dolores intestinales, digestivos.

Anna – ¿Esto cuando eras adolescente?

Chloé – Desde pequeña. Tripa hinchada, malestar, poca energía, eccema, vitíligo…

Anna – Y no sabías porque…

Chloé – No. Y al final encontré una alimentación que me ayudo, y la verdad es que ya no tengo síntomas. Y el momento en que quede embarazada de Elliot, también empece el blog pensando en compartir lo que me ayudaba, las recetas que me ayudaban. Pensé, a mi los médicos no me han ayudado mucho. Quizás hay más gente como yo, que necesita respuestas, pues si puede ayudar a alguien…

Anna – Fuiste un poco autodidacta.

Chloé- Si, leí y probé todo tipo de alimentación: vegana, crudivegana, macrobiótica, FODMAP, paleo… Hasta que al final opte por una alimentación vegetariana y muy normal. Comer un poco de todo, sin gluten. Al principio dejé también los lácteos, ahora si que consumo de vez en cuando.

Y entonces empezó el blog simplemente así, si ningún tipo de expectativas ningún tipo de rumbo. Compartiendo fotos muy malas, recetas muy básicas, pero se genero un tipo de comunidad o de interacción y creció así. Pero, me recuerdo llegar un punto y decir “no se donde estoy yendo”, o sea está bien el blog, pero llega un momento en el que dices si quiero vivir de esto, quiero pasar a otro nivel…

Anna – Llega un momento que decidiste. Voy a convertir esto en mi manera de vivir.

Chloé –Si, al principio fue un poco… “quizás hago colaboraciones con marcas afines a mí, hago un post con una receta, hago un blog o un blog patrocinado”. Pero yo, lo de recomendar una marca siempre se ha costado mucho. A menos que sea de verdad algo que recomiendo por que lo consumo, pero los presupuestos en España de esto son muy bajos o te dan producto a cambio de del del post, o sea no vives de esto.

Luego, cuando Luis dejó el trabajo nos planteamos profesionalizarlo. Hicimos una encuesta y salió como el tema de “necesito organizarme, necesito ideas, necesito una planificación semanal”. Y ahí es cuando salió el tema de Biotiful Plan, que era como el primer gran ingreso de Being Biotiful.

“Fui a Vietnam con un niño de 2 años y embarazada del segundo, con mente abierta, positiva, pero lo veía muy difícil. ”

Anna – ¿y tu en que te formaste, que estudiaste?

Chloé – Yo soy esa psicóloga, estudié psicología. Luego me especialicé en psicología pero dentro de publicidad. Había en publicidad, un aspecto que me gustaba mucho el de planner estratégico, que es una persona que esta entre cuentas y creativo, el tema de conocer el mercado, conocer la marca, la necesidad de la audiencia, me gustaba mucho. Pero luego, unas vez que trabajé en el mundo de las agencias no me gustó nada, no había nada humano en las agencias desde como mi experiencia. Y luego hice un máster en branding y pensamiento creativo, era muy chulo. Descubrí cosas que me han ayudado a desarrollar la marca.

Anna – ¿Vuestra historia?, ¿vosotros os conocisteis en Perú?

Chloé – Nos conocimos en Perú pero ya estoy en Madrid, nos presentó una prima del compañero de piso de Luis que vivía en Perú con él. Nos presentaron a través de Skype eso fue en noviembre, creo qué noviembre del 2003 y de noviembre a enero hablamos todos los días. Teníamos mucha conexión. En enero me cogí unas vacaciones dije “lo voy conocer, conozco Perú, pues si no funciona no funciona”. Y bueno, fui ahí, fue todo muy bien.

Me cambie de trabajo a otro para ahorrar dinero en el rubro de hostelería y en abril con mis ahorro me fui a Perú sin trabajo, con mi vitamix, con las maletas… y en agosto quede embarazada de Elliot, ha sido todo emocionante.

Anna – Un poso has ido fluyendo…

Chloé – Yo soy también, que no se si es malo o bueno, muy impulsiva. En el momento lo que me apetece lo hago. Y la verdad es que no me arrepiento. Soy la típica persona que dejaba trabajos sin tener otro, mis padres siempre me decían “deja un trabajo cuando tengas otro” y yo contestaba “¡pero si no me gusta!”

Anna – Pero, te escuchas, te dabas permiso

Chloé – … En Perú estuvimos como dos años, un año y medio. En ese momento Luis tenia que viajar mucho, descansaba muy poco, o sea no tenía vida. No nos veíamos nunca, yo estaba sola, cuando él volvía yo quería darle el niño, pero estaba agotado del viaje. Teníamos que hacer un cambio.

Luis encontró un puesto como piloto con mejores condiciones en Vietnam. Volvimos a Barcelona, él se fue a Singapur para hacer las pruebas, de ahí directamente a Ho Chi Minh. Yo mientras me quedé embarazada de Lou.

Con dos meses de embarazo y un niño de dos años me fui a Vietnam. Yo iba ahí con la mente abierta, positiva, pero sabiendo que no me iba a gustar. Todo lo veía muy difícil con dos niños y en ese contexto. Nuevamente me fui con las maletas, ahora con Elliot, la vitamix. Aparte me acuerdo que yo la compré en Estados Unidos, entonces tenía un transformador que pesaba dos toneladas y me la moví a Perú, me la moví a Vietnam.

Anna – Seguramente aprendiste recetas…

Chloé – ¡Si me sirvió un montón!

Entonces, me fui a Ho Chi Minh. Recuerdo salir del aeropuerto y recuerdo que me llega ese aire de calor/humedad/contaminación y me dije “no va a funcionar, pero no pasa nada”

Anna – jajaja, lo tenias claro

Chloé – Y mira que soy positiva. Pensé “ya que estoy vamos a mirar todo lo bueno que tiene”. Pero no, si estas afuera de la ciudad hay mucha belleza, pero en la ciudad todo era más complejo la contaminación, el calor, la humedad, la lluvia, con niños no hay parques, el trafico cuando cruzas la calle hay cuatro millones de motos, te dicen “¡tu cruza!, ya te evitaran” pero claro embarazada y con Elliot pequeño.
En paralelo Luis continuaba viajando por su trabajo con el mismo ritmo…

Duré cinco meses. Empezó a propagarse el virus zika en Tailandia, que era un virus que afectaba muy fuertemente a las embarazadas y dije “no, ya no me la juego, vamos a volver a Europa…” No tenia sentido dar a luz ahí, volví a la casa de mi madre. Sentía que todo lo bueno que tenia el generar vida se contraponía al mismo tiempo con una frustración del momento, fue un momento duro.

Posterior a eso volví a Barcelona, encontré un piso y me mudé. Luis entonces iba y venía con un ritmo frenético, seis semanas en Vietnam dos semanas en Barcelona, todo esto era muy difícil.

Anna – ¿Ahí el blog ya lo habías empezado?

Chloé – Si, no se muy bien que compartía, yo creo que compartía recetas, algún post con alguna marca o fotografía culinaria. Pero el blog comenzó en Madrid siguió en Perú, continuo en Vietnam y posterior a eso en Barcelona.

Y es chulo por que vas viendo la evolución: las fotos son mejores, los post mas largos las recetas son mas chulas y se enriquecía con recetas de los países donde vivía.

Anna – Entonces el blog crecía, lo único que no tenias claro era como monetizarlo de alguna manera.

Chloé – Exacto, esta muy bien tener tu pasión o un hobby pero si quieres dar el salto, si quieres vivir de ello tienes que pasar al siguiente nivel. Si no, nunca deja de ser un hobby, y si le dedicas mucho tiempo no tiene sentido.

Anna – Entonces Luis estaba en Vietnam, tu en Barcelona…

Chloé – Si, después de un año Luis se intento acercar a Europa, encontró un puesto de piloto en Islandia y vivía en un lugar sin ningún tipo de vegetación en medio de la nada. Recuerdo que dijo “¿que hago aquí?”, se volvió a Barcelona unos días de descanso y dijo “no vuelvo”, le dije “no vuelvas, a mi me da igual. Ya encontraremos algo”, yo estaba como muy convencida, el estaba con mucho miedo de la incertidumbre que implicaba…

Anna – Entiendo que lo grave, cuando dejas algo, es también la duda el no saber que hacer.

Chloé – Si, y entras en loop. Que yo digo “¡pero oye!, nadie nace sabiendo, a no ser que sea un don. Pero vamos a aprender, somos espabilados.”

Anna – descubrimos lo que nos gustas a medida que haces.

Chloé – Claro. Pero en ese momento entraba en bucle. Entonces dijimos “ya tenemos Being Biotiful, esta plataforma. Vamos a intentar monetizarlo, convertirlo en un proyecto, en un trabajo y en un negocio”

Luis vino a Barcelona y nos pusimos a trabajar.

Teníamos ahorros para tres/cuatro meses; las familias respectivas no lo veían muy claro; con dos niños; sin trabajo; vivir en Sarria que no era barato… fue muy estresante.

Anna – ¿En ese momento ustedes tenían RRSS?

Chloé – Yo creo que tenia Instagram, pero no lo dominaba.

Recuerdo que ese verano empezamos a buscar mil opciones. Hasta que al final pensamos que la audiencia o los seguidores saben lo que necesitan. Hicimos una encuesta.

Anna – ¿una encuesta preguntando…?

Chloé – preguntando en plan “oye, ¿Qué necesitan?, ¿Qué es lo que echáis en falta en estos proyectos gastronómicos?…
Y la gente nos decía “Pues no tengo tiempo, no tengo ideas, no se que comer, no me organizo…”. Era evidente, planificación, planificación, planificación. Menú semanal, menú semanal…

….

ENTREVISTA COMPLERTA AL PODCAST D’ARTCHIMBOLDI MODERN LEADERS PODCAST 

Share this article via: